South West Trains, comienza el espectaculo!

Escrito por Antonio. Posteado en Los trenes de Bournemouth

  • Alberto Bici
  • Bajo Alberto
  • Carrito Alberto
  • cliente alberto
Ahí voy con otra entrada, sin rumbo fijo. Hace mucho que no escribo y son muchas cosas, muchos días de trabajo, pero con su justa recompensa en forma de días libres, que dan para descansar muchas veces, y también para vivir la vida otras muchas.

Sobre el trabajo again:

Ya llevo 5 meses aquí, se dice pronto. La primera semana de entrenamiento, grabada a fuego en esta cabezota, esos pensamientos de “pero que es esto”, “no me entero de lo que me cuenta este tio”, “no se yo si voy a poder, que follón”. Primer mes tirandillo “bueno, entre despistes y malentendidos la cosa va saliendo”, “no, no sale, no estoy llegando a los objetivos de venta, a ver si tienen paciencia”. Segundo mes “vamos campeón tu puedes”. Cuarto mes (Debbie, supervisora) “Excelente Antonio, has mejorado claramente tu rendimiento y has llegado a los objetivos”.

En cuanto al idioma que es lo que mas interesa a la mayoría de la gente. En los primeros 3 meses creo que se evoluciona muchísimo, amplias vocabulario y empiezas a entender a gente que habla rápido, cada vez se utiliza menos ese Sorry? o Pardon? para que te repitan. Pero cuidado, aquí no hay milagros, en el tren hablas con mucha gente, pero al final las conversaciones acaban siendo cíclicas, los clientes te preguntan o cuentan siempre lo mismo y te estancas un poco. Yo últimamente trato de charlar un pelín mientras pongo el cafe si veo que la persona es enrollada. Por otra parte, hoy en día, también existe la circunstancia de que te encuentras españoles por todos lados y esto puede ser una ventaja, porque uno se siente mas resguardado, comprendido y eso, pero es una trampa para el idioma, hay que tratar de tener tambien otras amistades. Muchas veces se entiende mejor a gente foránea (no españoles) en lugar de a los ingleses porque tienen acentos mas cercanos al nuestro y ayuda. En cualquier caso, creo que tampoco hay que agobiarse, si vas a estar un año por ejemplo o un tiempo determinado, podría ser interesante apuntarse a alguna academia para amarrar mejor el idioma. Si no tienes intención de volver en bastante tiempo como es mi caso, te lo puedes tomar con mas tranquilidad, pero en general, es algo que se acaba cogiendo con el tiempo, unos necesitaran mas y otros menos, cada uno a su ritmo, “Keep calm and carry on” o “Blow with the flow” me encantan esas frases.

Volviendo al trabajo. Hay que estar muchas horas tirando del trolley (carrito como dice Natalia jejeje, española ella…) pero me lo paso bien, demonios! me lo paso bien! Hay una cosa que me sigue llamando mucho la atención y es el hecho de que se permita viajar a los perros. Eso implica que tienen que estar bien educados y ser formales, y lo son. Para mi que me encantan los canes es una gozada, les ves ahí tan tranquilos mirándote, y yo, es que no puedo contenerme, si tengo el wc cerca para poder lavarme las manos les dedico unos “strokes” ademas relaja mogollón acariciarles. Luego, yo tengo en la chistera un par de chascarrillos que aprendí de la persona que me enseñó y los uso alguna vez; cuando me piden un cafe y un te “los quiere en el mismo vaso o separados?” o cuando me piden gintonic “quiere una copa o lo mezcla directamente en la boca?” lo se, son malisimos! pero a la gente parece que le hace gracia, bueno a mi también me hace gracia que coño!

Y mas cosas, no se, así que se me ocurra… El otro día un chico me pide un vaso solo con hielo y se justifica, “es que me duele la cabeza” lo coge y se lo pone en la frente, y sus amigos partiéndose de risa. Otro día por la noche en un vagón medio vacío unos chavales cantando a voces Bohemian Rhapsody de Queen, la parte final, la rockera, y la gente aplaudiendo. Los ingleses tienen fama de fríos, pero a veces son muy espontáneos, supongo que el alcohol también ayuda…

Ah! y el guarda irlandés! este si que es un crack. En todos los viajes hay un guarda en el tren, nosotros llevamos un cafe para consumo propio, ellos lo saben y a veces nos piden. Este me pidió uno el primer día, se lo pongo, le doy uno de los palitos para remover y me dice; “yo no necesito eso”,va el tio y saca una rama de dos palmos de largo, como un dedo de gruesa, no creáis que estaba pulida ni nada por el estilo, con musgo y todo, y dice “el sabor del bosque” la mete en el cafe y empieza a removerlo con ella. Os digo una cosa, cada vez que le veo yo también me remuevo el cafe con la rama y hablamos de bandas de música inglesas, debo estar volviéndome loco, pero sigo vivo jajajaaj

Hay personajes por ahí dignos de ver. Otro día atendí a la reina Isabel II, era un clon! el mismo peinado, las mismas gafas, la misma chaquetilla azul, educación exquisita y te por supuesto, un honor! jejeje.

Bueno, os dejo por hoy que no quiero aburrir. En el próximo post os cuento mas historias de ocio: Me he comprado una bici, un bajo acústico, he visitado algunos sitios muy chulos y luego el futbol, esa religión mayoritaria por aquí. Y el rugby, ese deporte raro.

See you soon.

Share

Deja un comentario

Debes iniciar sesión para dejar un comentario.