De la pequeña Emmy a las Grandes Avenidas

  • Coche-e1398127618727-768x1024
  • cohe-1024x768
  • he2-1024x768
Mi primer día;

Como fue de esperar, no me levante con muchas energías, pero eso no era lo importante, saltar de la cama y disfrutar de los 26º de Austin, era lo que deseaba. Cuando baje los escalones de mi apartamento, en el suelo veo pintado con muchos colores, Welcome to Austin, Sara…levanto la vista, y me encuentro una niña, que ya podía notar su cariño, se acercaba hacía mi algo tímida pero curiosa, no era para mí diferente la sensación, pero yo era la adulta, por lo que me acerque a esa dulce niña, que en ella relucía una sonrisa, y me presente, Yo soy Sara, y ella me respondió bastante contenta, Yo Emmy.

Después fue la emoción la que empujo a Emmy para mostrar cada uno de los rincones de su casa. Lo sabía, esta relación prometía 🙂

Después de todo aquello, me volví a mi apartamento para dormir, porque si que estaba cansada, además que los padres de la preciosa Emmy, habían reservado mesa para mi en un restaurante en el centro de Austín.

Como fue de esperar, la cena maravillosa, aunque por supuesto, seguiré siendo yo misma, y cuando estábamos sentados cenando, al señor W. se le ocurrió, idea de hacerme la pregunta de como se decía, cherry (cereza) en español, puntuando que estábamos en un bar mexicano y el camarero entendía perfectamente español, pues bien, sea por que no estoy acostumbrada al acento Americano o sea por que mi mente no se encontraba muy centrada, entendí chair (silla), y le dije que bien segura, singnifica silla…

¡Ay! ¡Dios mio! la cara del camarero era un poema, cada vez que el Señor W. le pedía una silla para el vaso de su niña.

Share

De mi llegada a Austin, Texas.

  • Apartamento-3-1024x768
  • Austin-1024x681
  • Cuarto-Austin-1-1024x768
  • Piscina-4-e1397782986187-1024x768
Buenos días chic@s;

Esta primera entrada compartiré con ustedes, como fue mi llegada a USA, como conseguí el visado, que otros papeles más importantes debes tener antes de cruzar las fronteras de este país. Pero antes de todo, esto va dirigido a toda las personas que le puedan interesar llegar a USA y por supuesto, dar mis agradecimientos por tener un rincón donde compartir mi experiencia.

De mi llegada a USA;

Comencé mi excitante viaje, dando un paso muy importante, encontrar una familia idónea, después de que el destino y Yowork, nos uniera, todo comenzó. Lo primero debes reunir unos documentos; certificados de antecedentes penales, certificados médicos, título de bachillerato, y mucha paciencia porque debes rellenar algunos que otros más.

Lo segundo el visado, después de mis aventuras y desaventuras una mañana por Madrid, y haber obtenido una cita por Internet con la embajada de Estados Unidos, conseguí el visado (J-1) que es de múltiples salidas, lo que puedo viajar fuera de los EEUU, eso es realmente genial. Os comento, se tarda 20 minutos en la embajada y para que te den el visado, pero os debéis asegurar muy bien que lleváis todos y cada uno de los documentos que os piden.

Tercero hacer la maleta, es un viaje largo, pero aquí hay de todo lo posible por haber, de todos los tamaños y colores. Son casi 15 horas viajando, jet lag, conexiones de vuelos, maravillosos controles de seguridad en USA, creer que lo que menos os hace falta son 30kg y dos o tres maletas.

Cuarto, y lo más importante pensar que todo va a salir bien, porque vuestro deseo será cumplido…

Me aventure con mi maleta al aeropuerto de Sevilla, donde mis padres me despidieron no menos contentos como melancólicos, pero ahí estaba yo, billetes en la mano, veinticuatro años, mucho aire en los pulmones y extrañando a Sevilla sin haberla dejado. De Sevilla a Madrid y de Madrid a Dallas, realmente cuando me monte en el avión de unas características como aquellas, creo que mi ser se hizo a la idea que iba lejos, pero nunca tuve por costumbre temer a lo desconocido, por lo que decidí disfrutar de las comodidades de ese avión, comidas cada cuatro horas, azafatas muy amables, películas, series…etc.

Pero nunca se hacía de noche, íbamos hacía el sol y cruzando el atlántico, ¡eso sonaba bien!.

En el avión, ya replican las campanas avisando, sobre los tres controles de seguridad que iba a pasar después de mis 11 horas de viaje. El primero de los controles, algunas simples cuestiones me realizaron, el segundo, revisan mi pasaporte y el tercero un control de maletas, pero otra vez la suerte estaba de mi lado, y este último ( puede que te lo hagan pasar o no) no lo hice.

Mi tercer vuelo Dallas Austin, siete horas de diferencias con España y…aún de día.

Finalmente, llegue a Austin, donde me recogió la madre de la maravillosa niña que iba a cuidar, realmente el tema de conversación estaba servido, que era el viaje y las horas de vuelos.

Que sorpresa al llegar, no podía imaginar, ¡que familia y que casa!, disponer de un coche como ese y un apartamento para mi sola, definitivamente no entraba en mis planes.

Me tocaba descansar, “al día siguiente”, bueno había burlado al tiempo y al espacio no estaba muy segura si era el día anterior o posterior, pero sin duda no era para mi un problema…tan solo rondaba en mi mente…WELCOME TO USA.

En la próxima entrada..De la pequeña Kim a las Grandes Avenidas.

Sara Gómez

Share

En breve comenzamos….

Proximamente Sara se conectará desde Austin, Texas para contarnos que tal se vive por aquellas tierras de cowboys…

Share